El Guerrismo o la Utopía de Mantener el Sueldo Como Sea. Al Vuelo 17

Protestas en Grecia
Fotografía: Protestas en Grecia

Protestas en Grecia
Protestas en Grecia

Leo hoy con retraso de un día el artículo que envía a EL PAIS el guerrismo vestido de lagarterana, y que firma un antiguo diputado socialista, Pedro Bofill. El director le ha dado su página más noble, La Cuarta. La cosa va de recuperar los viejos valores de la socialdemocracia como receta para sacar de la postración a la izquierda en España. Lo que cuentan está bastante bien, en buena medida estoy con ellos. Es más, creo que más de la mitad de la población española estaría de acuerdo con el sustrato de las tesis que refrescan. Pero, ¿qué?, ¿quién le pone el cascabel al gato?, ¿cuáles son los primeros pasos a dar en el camino que proponen?… De todo esto no hay ni una línea. Nada. Buenas intenciones, palabras para darse lustre, textos hermosos para que hablen de esta sensibilidad socialista incluso bien. Y es que ni los autores de esta nota, ni nadie, queremos darnos cuenta de que la recuperación de los valores de la socialdemocracia país por país es hoy una quimera. El mundo, con sus naciones, sus bancos, sus empresas, sus universidades y sus iglesias está bien atrapado por ese eterno dominador que es el dinero. Los políticos honestos han sido arrollados, y los sindicatos y los ideólogos y la prensa libre. Hasta los poetas se silencian. Para inquietar a ese enorme león que son los mercados, la indignación, la sublevación, las revoluciones tienen que aparecer por todo el globo. No nos valen las revueltas árabes, ni siquiera una Europa toda  indignada podría hacer gran cosa. Aún tiene que fracasar la revolución de las plazas árabes, hundirse aún más Europa, América volver a la recesión y en China aparecer protestas serias para que la esperanza renazca. Queda mucho por sufrir a los más débiles y un trabajo ímprobo para las redes sociales más necesitadas de líderes e ideas que tuits.

 

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.