Vídeo de Primera Necesidad: Españistán, de la Burbuja Inmobiliaria a la Crisis (por Aleix Saló)

Artículos relacionados

Un comentario en “Vídeo de Primera Necesidad: Españistán, de la Burbuja Inmobiliaria a la Crisis (por Aleix Saló)”

  1. NO me gusta Españistán.
    No me gusta porque es demasiado simple y estereotípica.
    No me gusta porque omite elementos muy importantantes, en teoría porque es un resumen.
    Se inicia mencionando a un presidente del gobierno y a la ley del suelo. A estas alturas ya todos sabemos que los presidentes del gobierno son meras marionetas de grandes grupos bancarios y empresariales, por lo tanto se omiten las intenciones de alguien que dio a ese gobierno instrucciones. Obviamente, eso no les quita su parte de culpa.
    También se omite que los bancos inundaron el mercado de dinero barato desde el principio, y no como reacción a la demanda de los compradores. En este caso hay un cambio de tiempos que ayuda a cambiar y perpetuar la percepción de quienes ven el vídeo.
    Hay más cuestiones como estas que he descrito, que se adaptan a distintas formas de alteración de la percepción; por lo tanto hay un interés en obtener una percepción diferente a la realidad, y si seguimos ese interés llegaremos al interesado.
    Otra cosa que me llamó mucho la atención fue que españistán, desde el primer momento, ha sido divulgado a los 4 vientos por todas las cadenas de televisión públicas y privadas, por las radios y diarios de todo color político. ¿Cómo puede ser que un vídeo que comienza fulminando a Aznar con un rayo sea apoyado por medios de derecha? ¿Y como es posible que los de izquierda lo alaben sin hacer mención a la aparición estelar de “Mr. Ansar”?
    La respuesta es simple: los intereses detrás de españistán están por encima de los intereses partidistas, y son más poderosos que ellos. ¿Que poder es tan fuerte como para hacer pasar por el aro como perritos buenos a todos los medios informativos importantes del país, y hacer que ni un solo político “importante” haya criticado españistan?
    De entrada hay un poder común a todos ellos que se me ocurre: LA BANCA. La banca aparece en el vídeo como un actor secundario, que apenas reacciona a los acontecimientos del mercado, y si bien en algunos casos se aprovecha (sin citar nombres, por supuesto) ello no pasa de ser una acción comercial legítima.
    MENTIRA. La banca organizó la inundación de dinero, y después su escasez, de forma que una vez pillados los ciudadanos, empresas y organizaciones, ellos podrían decidir que hacer: embargo masivo de pisos y propiedades, cierre de empresas no afines a sus intereses, y férreo control de los partídos que les deben dinero.
    Esta jugada no es nueva. Ya se hizo en 1929, pero a menos que se investigue un poco en profundidad, parece que la crisis salió de la nada, como algo ante lo que es imposible prevenirse. Recordemos que BBVA y Santander controlan todos los medios mayoritarios del país, y por ello también la información, y la versión que tu puedes conocer de todo lo que pasa.
    Por todas estas razones no me gusta españistán: simplemente no me gusta que me manipulen tan descaradamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.