Recomendación: La Inmoralidad Pública, de Lucas Mallada

“Hoy los negocios suelen prepararse de manera que desde el principio al final se falsean los compromisos adquiridos, y a expensas del Estado, o por mejor decir, de los pobres contribuyentes.”

“Desde los jefes más respetables y dignos de los partidos políticos, hasta el obrero más infeliz (…) todos tenemos noticias de miles y miles de fraudes, malversación de caudales y estafas.”

¿Te suena? Con  esta determinación  escribía el regeneracionista oscense, Lucas Mallada, hace 130 treinta años. 

Este librito de tamaño cuartilla y apenas ochenta páginas, La Inmoralidad Pública (Ed. Algón), extraído de su gran obra Los Males de la Patria, denuncia   las practicas  más innobles de los españoles, pero sobre todo nos recuerda de dónde venimos y que no hay nada nuevo bajo el sol, ni siquiera las grandes estafas y birlas modernas.

Es una delicia de alegato, una andanada contra  no pocos paisanos de este país nuestro llamado España, que llegaron hasta hacer verosímil la frase de «quien hace bien al común, no lo hace a ningún».

Se  lee en poco más que un suspiro. Lo comentarás.

Aquí otros extractos de La Inmoralidad Pública (Ed. Algón):

“La ruindad ha cundido como el aceite, y a millones de españoles, que en tiempo de nuestros abuelos no rebasaban los límites de su modesto y sencillo régimen, han sucedido otros tantos que, con recursos poco superiores a los de un obrero, pretenden hacer ostentaciones de príncipes y de grandes personajes en las villas y ciudades.”

“Las conciencias se ensancharon grandemente en igual proporción que el despilfarro y las defraudaciones, las cuales, tratándose del Erario público, revisten cuantas formas pudieron idearse en los tiempos antiguos y modernos”.

“Diariamente se dan noticias de desaparición de caudales (…) en las contratas, en los suministros, en los arriendos, en las compras y ventas de propiedades, en la provisión de destinos y concesión de ascensos, en los expedientes de mil clases, aquí donde tanto papel se emborrona y tantos cartapacios se barajan y traspapelan.”

En estos momentos de indignación y reacción ya podemos hablar de la inmoralidad pública…  

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.