La Guerra

La guerra cuando es evidente (Libia) produce un desconsuelo íntimo equiparable a la certeza de tener un gran mal físico (cáncer). Los hijos de esta Europa de la larga paz (65 años) aborrecemos -y nos duele como un pincho que se hinca en la barriga- los disparos y los obuses contra el otro. Nuestros gobiernos lo saben, conocen el “no a la guerra” abrumador de sus opiniones públicas, y es por ello que dan tantas excusas antes de admitir una intervención militar. Pero ésta llega inevitablemente dejándonos luego perplejos y divididos. Y aunque llegue avalada por la ONU y el destinatario de su fuego sea un canalla olímpico (Gadafi), el rugido de los reactores bien dotados de ubres negras repletas de explosivo, no lo acabamos de digerir.

Nos gustaría proceder contra esos truhanes como con los más abyectos asesinos: encerrarlos para siempre evitando la pena de muerte. Pero no siempre es posible. Como tampoco parece probable espantar esos moscones que asimilan ahora a Zapatero con el trío de las Azores. También ellos se adueñan del dolor de tripas que produce este conflicto en las gentes que protagonizaron el “no a la guerra”, para lanzarlo como un puñado de barro sobre el enemigo político.

La guerra genera este estiércol. Los radicales de la política acusan al Gobierno y le lanzan los despojos que se amontonan despues de la metralla. Pura hez. Al cabo, la batalla de Libia terminará, pero nadie nos asegura que no vendrán otras. Desde que los señores de la guerra de Washington decidieron intervenir en el corazón del medio oriente todo es conflictivo.

El mundo islámico ha entrado en convulsión y nadie adivina que color tendrán las aguas del Mediterráneo mañana.  Solo cabe la esperanza de que Libia sea «la última guerra«. Porque  a la mayoría de los europeos nos duele demasiado el ruido de los cazas.

 

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.