De Fútbol

Fútbol
Fotografía: Fútbol
Fútbol
Fútbol

El ajetreado y muy vituperado mundo de la política y la empresa deberían prestar cada día mayor atención a las maneras en que se produce el fútbol profesional en nuestro país, y también sobre las habilidades de sus relatores, los periodistas deportivos

 

Tomemos dos muestras. Resulta que quien pierde títulos, Real Madrid, tiene una saneada economía, en tanto que aquel que los gana y maravilla al personal con su juego y estilo, Barça, acumula déficits tremendos. ¿Cómo es ello posible?. Sencillo, el Madrid, club propiedad de sus socios, se gestiona como una empresa de dueño único que explota con éxito ese mundo de vanidad, imagen y espectáculo que es la ética de estos tiempos. El Barça, por contra, mantiene la filosofía tradicional de club, propiedad de sus socios, que abre más y más secciones deportivas, todas ellas muy queridas a la par que deficitarias. Conclusión, el Barça acumula pérdidas a medida que obtiene más triunfos y mayor es el goce de su forofía.

Otro asunto bien llamativo: el club catalán está ahora en manos de un presidente discreto y un entrenador inteligente. Ellos, más el club, más la mística que todos vienen construyendo, no son argumentos suficientes para que, por fin, abandonen ese estado de permanente inquietud y alerta (¿complejo?) y se presenten francos, libres, seguros y tranquilos ante el mundo. El Madrid, en cambio, truena a diario por causa del ruido que emiten dos ciudadanos portugueses, Mourinho y Cristiano Ronaldo, que se alimentan cada mañana con doble ración de egos y que, de no pararlos, pueden dañar la imagen del club, títulos aparte, de manera irreparable.

Sin embargo lo extraordinario de este espectáculo es que al jefe de todo esto, Florentino, ni le roza la riada. Es algo así como si Zapatero tuviera medio Consejo de Ministros en un cenagal y nadie le pidiera responsabilidades. Eso sí, la mayoría de la prensa deportiva canta el 7-0 al Málaga y los aplausos que recibe Iniesta. ¡Qué gran espectáculo es el fútbol!.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.