Entrelobos

Pudiera suceder que las instituciones europeas acudieran muy activas en defensa de España (y Zapatero) ante los ataques que estos reciben de los mercados y del PP y sus coros. Salvo los populares, cegados por el asalto al Gobierno ya, la mayoría sabe que el castigo que recibe España no obedece a que Zapatero sea un piernas. De ser ello así habríamos de concluir que nuestro occidente es gobernado por peleles. 

Y no creo que los populares sostengan que Merkel, Sarkozy o Berlusconi sean unos inútiles. Los ataques especulativos que recibe España son contra el euro. Los mercados, cual manada de lobos, se ceban primero con los más débiles o achacosos pero su objetivo más ambicioso es París y Berlín. El botín que guardan esas capitales imperiales es mucho más jugoso que el ofrecido por la bombardeada España. Los centroeuropeos saben a estas alturas que el macho alfa va tras ellos. 

Lo han visto en su mirada verde y el temblor de sus colmillos. Por tanto, la mejor opción que tienen ahora para mantenerse a salvo de sus fauces es apoyar todo lo que puedan al frente español para que sea en la tierra de Maria Santísima donde se frene la invasión y se firme el armisticio. Claro que no están seguros de que el frente español pueda resistir pese a la determinación de su Gobierno. Así pues es seguro que estudian otras opciones. La más favorable para sus intereses nacionales, a priori, sería pactar con los mercados para evitar que la vieja europa sea arrollada. Los que dicen entender de estas materias aseguran que una entente de estas caracteristicas significaría el fin de las políticas sociales que diferencian a Europa del resto del mundo y la voladura de la Europa del euro tal y como fue concebida por Kohl y Delors. Aunque eso sí, Londres, París, Berlín y acaso Roma seguirían teniendo la autonomía de la cola del ratón. Las próximas semanas son cruciales para saber si Europa decidió seguir siéndolo o fueron los intereses nacionales alemanes y otros los que se impusieron.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.