Y sin embargo, algo se mueve

24 septiembre, 2018
Leer más

La atracción del vino

20 septiembre, 2018
Leer más

Una tesis

17 septiembre, 2018
Leer más

Restauración: cambio de piel y otras urgencias

Paula Nevado

Los grandes contenedores de obra para almacenar escombros que motean, especialmente en verano, las calles de las centros urbanos y zonas de ocio, ya no son en su mayoría recipiendarios de los cascotes de las reformas de nuestras casas, sino montoneras de yeso y terrejoletas de bares y restaurantes que Seguir leyendo

Reducir al Kraken

Pepe Nevado

 “Una extraordinaria batalla de palabras crudísimas y tuits como truenos”. Así define un amigo norteamericano de Colorado el choque tremendo entre La Casa Blanca (Trump) y la prensa liberal norteamericana (The New York Times y Washington Post). La prensa siempre se las ha tenido tiesas con los diversos poderes aunque, Seguir leyendo

Tánger y la fiesta del cordero

Paula Nevado

Tánger es una ciudad que más que crecer, vuela. Es una enormidad de avenidas, con sus casas en orden, en el norte húmedo y buen aireado de África. Sus frondosas colinas, que iluminan al mar circundante, se vienen poblando de grandes bloques de viviendas de razonable volumen, en tanto que Seguir leyendo

Septiembre

Paula Nevado

Desde el balcón del primer día de septiembre se ve un patio institucional, político y económico que no sorprende; es más o menos el que podía preverse antes de la modorra de agosto: una derecha airada decidida a hacerle la vida imposible al Gobierno, y éste, empeñado en buscar los Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.